La escucha activa en mayores

 

 

En nuestra larga trayectoria como cuidadores especializados (1), hemos conocido la importancia vital de escuchar activamente al mayor.

Si usted ha estado o está actualmente a cargo de la atención de un familiar mayor, seguramente sabe que comunicarse con su madre o padre anciano es una de las habilidades más importantes que tiene.

Poder comunicarse de manera efectiva con su ser querido es fundamental no solo en ayudarlo a sentirse reconocido e importante, sino también para garantizar que su atención sea exactamente lo que necesita. Esto promueve la tranquilidad en ambas direcciones, ya que la persona a su cargo siente que se la tiene en cuenta en todo  momento, y  a su vez, el cuidador se cerciora que sus cuidados son relevantes, o hace las modificaciones para que esto suceda.

Comprender el concepto de escucha activa significa pues, no simplemente “oir el mensaje”, sino prestar real atención y escuchar más allá del mismo. Hacer ese pequeño esfuerzo, significa comprender realmente lo que esa persona realmente desea.

Esto en algunos casos requiere algo de tiempo y paciencia. En otros, al no ser posible una óptima comunicación (enfermedades como el alzhéimer etc.), se debe, no obstante, estar muy atento a los signos cotidianos que parezcan promover mejor el bienestar, tranquilidad y seguridad de la persona a nuestro cuidado.

Algunas razones por las que la escucha activa es tan relevante incluyen estos dos factores:

  1. Los adultos mayores a menudo luchan con el sentimiento de que ya han dejado de importar socialmente, o son una carga. La escucha activa afectuosa ayuda a disipar estos sentimientos de desvalorización personal.
  2. Las habilidades de comunicación a veces pueden cambiar cuando las personas envejecen. La escucha activa ayuda a que la comunicación sea más eficaz, reduciendo las posibilidades de falta de comunicación y capacitando para que se expresen de manera efectiva.

Comunicarse de manera activa y clara garantiza pues, la posibilidad de cumplir los deseos con respecto a la atención y estilo de vida, fortalecer la relación personal, manteniendo un vínculo sano y mucho más significativo que si el cuidador se concentra únicamente en la parte “técnica” del cuidado.

Desde Alma, queremos destacar especialmente estos días (2), que apoyamos siempre esta forma de cuidado, que permite al mayor seguir creando recuerdos y luchar con las limitaciones que les impiden ser tan socialmente activos como antes.

Una excelente atención domiciliaria para personas mayores puede ofrecer una compañía significativa que incluya conversaciones, actividades, salidas y más, que pueden ayudar a sus padres o seres queridos a sentirse relevantes y escuchados.

 

 

Haznos un like!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
LinkedIn
LinkedIn
Share