Impacto psicosocial del coronavirus

 

El coronavirus ha puesto al mundo a prueba a todos los niveles. Se podría hablar mucho sobre el impacto político, educativo y religioso, como ha afectado a  los derechos civiles, la violencia doméstica o la desigualdad, entre otros.
Centrándonos ahora en el impacto psicosocial concreto del COVID19 en el entorno de personas dependientes y/o mayores, podemos resaltar una especial y grave repercusión en este colectivo tan vulnerable a los cambios, sobre todo en los siguientes aspectos:
  • Mayores barreras de acceso a la actividad e información, pero también a alimentos, medicamentos y otros suministros esenciales.
  • Las personas mayores, sobre todo las que están aisladas, las que tienen deterioro cognitivo y las que dependen en gran medida del cuidado, tienen mas que nunca una necesidad especial de apoyo: En el ámbito social, físico y emocional a través de redes informales (familias), trabajadores de la salud, cuidadores y voluntarios.
  • Sigue siendo un desafío evitar que las personas mayores se expongan al virus, cuando muchos tienen una dependencia de familiares no convivientes, o ayuda externa. Por tanto, puede haber habido paradójicamente, falta de ayuda apropiada por el miedo al contagio.
  • Preocupante incremento del aislamiento social: El confinamiento implica en muchas ocasiones no poder recibir visitas y no poder salir y hacer cosas con otras personas.
  • Además, en algunos sectores sociales, se ha podido exacerbar la discriminación por edad (edadismo) (1). Un ejemplo podría ser los que argumentan que tener más años se considerara menos importante para acceder a algunos recursos de curación del COVID19.
  • Todos los puntos anteriores han redundado en la práctica, en un grave impacto de la parte física y de actividad social y emocional del mayor o dependiente, e incluso económica, y en general, experimentando un importante descenso en su calidad de vida.
  • Las tasas de ansiedad y depresión en todos los colectivos se han disparado. Algunos informes de investigación social, permiten comprobar que el malestar psicológico se ha agravado de manera significativa en los grupos más vulnerables o con patologías previas.
Nuestro resumen es que en nuestro país, a pesar de todos los recursos y esfuerzos sociales presentados,  las personas mayores o dependientes se han visto y aún se ven particularmente afectadas por la pandemia, y siguen necesitando atención especial durante la crisis del COVID-19.
Desde Alma, pensamos además que sus voces, opiniones y preocupaciones sobre sus necesidades son importantes para formular las respuestas adecuadas.

 

Haznos un like!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
LinkedIn
LinkedIn
Share