CONSEJOS DE PREVENCIÓN EN ADULTOS QUE VIVEN SOLOS (parte 2 de 5)

 

4. Ayude en lo que pueda a los demás
Se ha demostrado que el voluntariado reduce de forma importante los sentimientos de soledad. Incluso si no puede salir de su hogar, existen oportunidades de voluntariado.
Contacte con un trabajador social, el cual tendrá recursos para ayudarlo a comenzar. En la mayoría de los casos, puede adaptar un trabajo voluntario a su horario e intereses.
5. Pruebe cosas nuevas
Este consejo puede ser una fuente inagotable de motivación, pero también puede ser muy difícil de hacer. Según se envejece, se suele tener una visión más rígida sobre las expectativas personales, así como una serie de rutinas y costumbres arraigadas.
Sin embargo, es importante recordar que puede intentar ser un poco flexible y adaptar dichas rutinas para que haya a diario un “espacio en blanco” , un tiempo diario destinado únicamente a desarrollar una actividad distinta, o buscar algo novedoso.
Sea valiente, puede que le sorprenda la motivación y el disfrute que puede hallar en buscar un nuevo pasatiempo a medida, construir una habilidad, preparar una reunión social distinta… todo por el mero placer de hacerlo.
6. Considere tener un acompañante
Puede solicitar a los servicios sociales un acompañante, o contratarlo a través de un servicio de cuidadores. Esto es más común de lo que piensa. Incluso los servicios de acompañantes un par de horas a la semana pueden marcar una gran diferencia si se lo puede permitir. En este artículo hablamos más extensamente sobre ello.

 

Haznos un like!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
LinkedIn
LinkedIn
Share